El profe

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Febrero de 1997.  Después de pasar una noche con largos intervalos de vigilia, escucho por fin el despertador. Aun es muy temprano (4:30 am) y la ansiedad se siente en la oscuridad. Me pongo un pantalón, una camisa formal y una corbata que creo que me hace ver mayor a mis 21 años, pero en realidad parezco el invitado a una fiesta de 15.  Empacó mis notas de clase y las listas de estudiantes en un maletín de Yanbal, que me regaló mi mamá que por esos días vendía cosméticos.  Y así, disfrazado de señor, salgo a la calle para dirigirme a mi primer día de clase.  Viéndolo bien, no es raro que ahora me dedique a la docencia: mi abuela lo fue, al igual que sus nueve hermanos, mi mamá siempre lo ha sido y hasta mi papá no solo da clases en una universidad, sino que disfruta dando cátedra a todos los que conoce.
Después de un largo trayecto en metro, en el que repaso lo que llevo un mes preparando, entro a la sede del Tecnológico de Antioquia, en Itagüí, y veo en la cafetería a un grupo grande de estudiantes conversando mientras esperan a su profe.  Seriamente me dirijo a mi aula, prendo la luz, pongo el maletín de Yanbal sobre el escritorio y con nuevos aires de adulto espero a que los estudiantes ingresen al aula.  Uno a uno entran y saludan con mirada incrédula, pero respetuosa.  Veo que muchos de ellos tienen la edad de mis padres y algunos más jóvenes “solo” me llevan unos diez años. Superando los nervios iniciales, pienso que esto no debe ser más difícil que coordinar una reunión scout y empiezo a hablar de fotografía mientras mis nuevos alumnos toman nota.
Una semana después, un señor alto y de bigote espeso me pide que por favor le reciba un trabajo extratiempo.  Con la seriedad de mi nuevo status le digo que debe poner más atención a las fechas en el futuro.  En mi interior pienso: “Esto debería ser al revés”.
Un par de años después estaba en mi primera reunión de profesores de la Universidad de Medellín (a la que casi no me dejan entrar, pensando que era un estudiante) cuando el Vicerrector de entonces nos dijo: “El tiempo pasa rápido, hoy algunos son más jóvenes que sus estudiantes y en un abrir y cerrar de ojos tendrán la edad para ser sus padres”.  Ese momento está cerca.
Hace 20 años tuve mi primera clase en una universidad y desde ese día no ha pasado un semestre sin que me pare en un aula frente a un grupo de estudiantes para hablarles de toda clase de temas relacionados, por supuesto, con mi gran pasión: el mundo audiovisual. He hablado de dramaturgia a futuros productores audiovisuales, de expresión oral a relacionistas públicos, de televisión a publicistas, de cine a realizadores y hasta de ortografía a ingenieros agropecuarios.  Han sido muchos los estudiantes que han pasado por mis aulas y algunos de ellos se han convertido con los años en mis amigos y respetados colegas. Algunas caras conocidas y otras no tanto suelen saludarme en la calle, un centro comercial, un festival de cine o en redes sociales y no es rara la ocasión en que alguno de ellos me dice: “Profe, vi una película y pensé en lo que usted alguna vez nos dijo” o “esta semana apliqué algo que usted nos enseñó”…¿alguien me puede decir si se puede tener una mayor recompensa”.
Quien haya sido docente universitario sabe que este no es un oficio para ganar mucho dinero, pero sí para ser rico.  Hoy, 20 años después de mi primera clase, me siento rico en experiencias, anécdotas, satisfacciones y aprendizajes.  La mayor riqueza, por supuesto, ha sido conocer tantas personas en tantos lugares diferentes. Desde mis inicios en el Tecnológico de Antioquia, he dado clases en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, la Universidad Lasallista y, sobre todo, la Universidad de Medellín y la Universidad de La Sabana (9 años en cada una).  Pero, además de mis alumnos formales de todo un semestre, he podido impartir talleres y conferencias a estudiantes y colegas de ciudades tan distintas como Cartagena, Cúcuta, Coatzacoalcos, Guadalajara, Montevideo, Madrid, Sao Paulo, San Salvador, Quito o Sacramento, entre muchas otras. Algo he enseñado, pero sobre todo mucho he aprendido gracias a mis estudiantes y colegas docentes.
Cuando empecé en la docencia tenía colegas que me preguntaban: “¿ah, entonces no estás ejerciendo la comunicación?” y a mí me molestaba.  Hoy puedo decir que no he encontrado una manera más bella de ejercerla y que, además de prepararme también como educador, he logrado abrir puertas para ser docente de muchas personas que no conozco físicamente, por medio de mis publicaciones.
El famoso tango dice que veinte años no es nada…es verdad.  Veinte años pasan volando y traen en un suspiro muchos momentos que quedan como imágenes guardadas en mente y corazón.  Solo espero que sean más de veinte los años que aun me queden al frente de un grupo, hablando y tratando de transmitir mi pasión por lo que hago hasta que un día pueda ser digno de ser llamado “maestro”.

Mi top 25 de películas de 2016

saul

Como complemento del post anterior y, a solicitud de algunos amigos y lectores, comparto con ustedes mi top 25 de películas de 2016 (solo las estrenadas en Colombia), actualizada a hoy 31 de diciembre (vi algunas películas después del conteo “oficial”, por eso hay cambios en mi top 10).  Las omisiones importantes (pendientes, para más señas) son: “The Arrival”, “Todo comenzó por el fin”, “45 años” y “La ley del mercado”
Aprovecho para desear a todos que el próximo año sea muy positivo para ustedes, su familia, nuestro país Colombia y para el mundo.

1 Juventud
2 El hijo de Saul
3 Inocentes
4 Phoenix
5 Animales nocturnos
6 Sully
7 Los nadie
8 Mi gran noche
9 La habitación
10 Taxi Teherán
11 Mustang
12 La la Land
13 Trumbo
14 Brooklyn
15 Oscuro animal
16 Spotlight
17 Los últimos días en el desierto
18 Una pastelería de Tokyo
19 La profesora de Kinder
20 The big short
21 Sing
22 Amor por sorpresa
23 Magallanes
24 Después del amor
25 Zootopia

Les comparto mi video con comentarios sobre las primeras 10:

Balance cinematográfico 2016

youth-3
Desde muy temprano se veía que este 2016 sería un año difícil y así fue en todos los renglones de la vida cotidiana de Colombia y el mundo.  La cartelera cinematográfica en nuestro país fue especialmente pobre y los comentarios al respecto que alguna vez escuché en un ensayo de prensa se hicieron cada vez más recurrentes, al punto de que, a diferencia de años anteriores, mi tradicional conteo de las 10 películas más importantes del año no fue complicado por tener muchas que sacar si no por encontrar algunos títulos dignos para poner.  Precisamente publico este listado para sacar de la oscuridad a algunos títulos que lamentablemente quedaron en el anonimato ante la invasión de secuelas y superhéroes. Al final de este texto encontrarán mi tradicional video (lo hago desde 2012, pueden verlos aquí) con las mejores películas del año, en mi opinión.
En una encuesta que publiqué en mi grupo de Facebook Blog de cine y cultura Jerónimo Rivera Presenta (Unirte), los resultados de las 10 películas favoritas para mis lectores fueron:
1- Los nadie. Juan Esteban Mesa (Colombia)- 12 votos.
2- Brooklyn. John Crowley (Irlanda)- 10 votos.
La llegada. Denis Villeneuve (Canadá)- 10 votos.
4- Dr. Strange. Scott Derrickson (USA)- 9 votos.
5- Juventud. Paolo Sorrentino (Italia)- 8 votos.
El hijo de Saúl. Lazlo Nemes (Hungría)- 8 votos.
7- The big short. Adam McKay (USA)- 6 votos.
Kubo. Travis Knight (USA)- 6 votos.
9- Room. Lenny Abrahamson (Irlanda-Canadá)- 5 votos.
The danish girl. Tom Hooper (UK)- 5 votos.
nadie
Comparto con ustedes mis impresiones de las películas más destacadas que se vieron este año por temáticas o regiones. Me gustaría conocer sus opiniones.
Las mejores colombianas: Este año la producción y exhibición de películas colombianas siguió en aumento.  Al día de hoy 37 largometrajes nacionales han sido exhibidos aunque con resultados poco alentadores en taquilla.  De las nacionales destaco, principalmente Los nadie, Oscuro Animal, Paciente, Magallanes y Anna.  Aquí pueden ver la lista de películas colombianas estrenadas desde 1915 hasta hoy. 
Las mejores europeas: En mi concepto, el cine europeo fue el mejor que vimos en nuestros cines, aunque lamentablemente hizo presencia en pocas salas y por poco tiempo. Resalto especialmente los dramas de  El hijo de Saul, Juventud, Brooklyn, Inocentes y Phoenix y las comedias No se metan con mi vaca, Mi gran noche y Amor por sorpresa
Las mejores de Hollywood: Un año realmente gris en los estrenos de la gran industria.  Se destacan, fundamentalmente, películas exaltadas por los Oscar como Trumbo, The big short y Spotlight y algunos estrenos más recientes como Sully y Miss Peregrine.  En la línea de los blockbuster estuvimos llenos de superhéroes de los que se destacaron las versiones de Deadpool y Dr. Strange.  Otros buenos títulos norteamericanos, aunque de corte más independiente fueron: Los últimos días en el desierto, Chronic y Room.
Las mejores de otros países: El cine asiático nos trajo también pequeñas joyas que se vieron en muy pocas salas. Entre las destacadas estuvieron Taxi Teherán (Irán), Theeb (Jordania), La profesora de Kinder (Israel) y Más allá de las montañas (China). 
Las mejores de animación: Entre las películas de animación se destaca las propuestas de Kubo, Zootopia Moana y las propuesta para el público adulto de Anomalisa de Kaufman y la irreverente Sausage party de Seth Rogen, aunque para mi gusto no hubo un gran título como en años anteriores.
Las que aun no he podido ver: Me da tristeza pero por distintas razones algunos buenos títulos quedaron por fuera de mi acervo personal (por el momento) y sé que son importantes omisiones para mis listados.  Algunas de las que aun no he visto y tengo como tarea son: 45 años, The arrival, Todo empezó por el fin, El olivo y Macbeth. Por fortuna en esta época entidades como el Colombo Americano de Medellín y la Cinemateca Distrital de Bogotá hacen ciclos de lo mejor del año que son fantásticos para ponerse al día. 

15400490_10155500285863362_5836508841187084639_n

Para finalizar, aquí está mi video con las 10 películas recomendadas de 2016.  ¿Cuáles son las suyas?

 

Hablemos de las mujeres en el cine colombiano

simposio-mujeres

El cine colombiano está vivo y muestra una intensa actividad pero nuestra cinematografía no solo se hace, también se piensa y se discute. El primer simposio Los lugares de las mujeres en el cine colombiano busca propiciar un diálogo necesario sobre la trayectoria de las mujeres en el cine colombiano, las contribuciones que han hecho y siguen haciendo a la cinematografía nacional. La noción de lugar señala una exploración a los espacios que las mujeres han ocupado dentro de la cinematografía nacional, analizando las circunstancias que permiten alta visibilidad y participación en sectores como el administrativo y, más reciente, la producción, en contraste con otros campos. No es escaso el número de mujeres trabajando en sonido, en montaje, dirección de fotografía, cámara y varios segmentos de post-producción; sin embargo, es notoria la invisibilidad de las mujeres en escenarios cinematográficos a pesar del creciente número de mujeres en el sector.

El Simposio Los lugares de las mujeres en el cine colombiano empieza con un Homenaje a Marta Rodríguez y continúa con tres mesas temáticas: “Gestión, administración y cine”, “Tecnologías y oficios” y “Dirección y guion”. Cerramos en la Cinemateca Distrital con la proyección de algunos cortos dirigidos por mujeres.

Este simposio será el escenario apropiado para visibilizar y homenajear la importante presencia femenina en nuestra cinematografía y reflexionar sobre su especial aporte a la construcción de nuestra narrativa cinematográfica nacional.

Puedes seguir este evento también en sus redes sociales:

Facebook: /mujerescinecol , Tweeter: @mujerescinecol Instagram: @mujerescinecol

Correo: simposiomujeresycine@gmail.com

Crowdfunding: http://www.idea.me/lasmujeresenelcinecolombiano

Inscripciones: http://bit.ly/2eUps72

Organizado por Achiote Cocina Audiovisual, Mujer es Audiovisual, Andrea Echeverri, Patricia Restrepo y Juana Suárez.
Apoyo logístico: Sara Bautista, Liuvoff Morales y María Posada.

 

Viernes 4 de noviembre 2016.  Hemiciclo Universidad Jorge Tadeo Lozano.
8:00 am – 6:30 pm.
Cinemateca Distrital – Proyección de cortos de mujeres.
7:00 – 9:00 pm

El animal que nos acecha

Los colombianos nos reímos, hablamos duro, gritamos, peleamos y amamos con pasión, esa misma pasión que fue el slogan del país y que hablaba de lo intensas que son nuestras emociones de cada día (basta ver las polémicas en redes sociales que son tema cotidiano). Nuestro cine, y sobre todo nuestra televisión, ha sido más o menos un reflejo de lo anterior: comedias con risas estridentes, diálogos y más diálogos, música y mucha rumba a la par de violencia, insultos y amenazas.
Por eso, una propuesta como la de Oscuro Animal, la nueva película colombiana en cartelera, llama la atención por su propuesta de puesta en escena contenida, actuaciones sobrias, largos planos de calidad pictórica y silencio.  En vez de acudir a una historia narrativa con un hilo conductor que nos hable de como los “malos” atacan a los “buenos”, esta película nos cuenta como ese oscuro animal que siempre está al acecho y que puede atacar cuando menos pensemos, ha desdibujado las relaciones y es difícil entender si hay buenos o malos o si simplemente en una guerra como la que hemos vivido en Colombia todos podemos jugar ambos roles.
La historia elige el rol de las mujeres en la guerra y en el papel de sometimiento que han tenido, las presenta como víctimas de toda clase de vejámenes, como heroínas solidarias y compasivas, como sobrevivientes de las peores barbaries. Son mujeres que huyen sin un rumbo fijo, solo escapando de una oscuridad que las acecha.
En este momento histórico del país, esta valiente iniciativa de Felipe Guerrero cobra importancia como documento histórico y como manifiesto expresivo. Sin intentar contar una historia de la forma tradicional, la película nos transmite emociones y nos hace pensar y el silencio de sus actrices (que se lucen con sus interpretaciones exentas de gritos, muecas y diálogos redundantes) es una buena metáfora del silencio de las víctimas, obligadas y acostumbradas a callar ante el estruendo de las bombas y los fusiles y quienes los portan sin importar el uniforme y los distintivos que usen.
Oscuro Animal nos habla de la guerra sin hacer apología de los victimarios, nos habla de violencia sin regocijarse en las heridas, nos habla de las víctimas y del dolor, sin palabras.
oscuro.jpg

Los Nadie: Jóvenes vistos por jóvenes

nadie2

Con un sugestivo nombre y una propuesta estética arriesgada, está desde hoy en la cartelera colombiana Los Nadie, una película de bajo presupuesto rodada en Medellín y realizada con el auspicio de la Universidad de Antioquia, que ha ganado varios premios internacionales y fue la película de apertura del pasado Festival de Cine de Cartagena.
Cuando en algunos años se estudie la ciudad de Medellín para hacer una radiografía de la juventud de distintas generaciones habrá tres títulos imprescindibles: Rodrigo D No Futuro (Víctor Gaviria, 1990), Apocalipsur (Javier Mejía, 2005) y Los Nadie (Juan Esteban Mesa, 2016).  En la primera, los jóvenes de los ochenta matan y mueren en una ciudad que no les ofrece un porvenir; en la segunda, los de principios de siglo se debaten entre quedarse a vivir el miedo o viajar a la incertidumbre y en la última, los jóvenes de la generación actual entran en conflicto con la ciudad y sus valores y sueñan con construir un futuro mejor más allá de las fronteras, sin arraigo ni apegos. En los tres casos el punk es la más clara manifestación de rebeldía, un grito de resistencia en una ciudad de pop y reggaetón.
Los nadie es, por tanto, un retrato generacional elaborado con juicio, pero sin aspavientos, por los mismos jóvenes paisas, lo que le quita cualquier asomo de condescendencia con ellos o complacencia con el público. El universo adulto con sus valores, costumbres y creencias aparece caricaturizado mientras una nueva generación sueña, construye y ama en claro rechazo al legado que le quieren imponer; una generación que se resiste a seguir la senda marcada y que quiere abrir su propio camino sin temor a equivocarse en el intento.
nadieMedellín aparece como un protagonista en blanco y negro con sus lomas, luces y movimiento; una ciudad en la que conviven los fantasmas del pasado con un presente más promisorio, en la que los habitantes aprendieron a vivir en medio de las dificultades y los jóvenes exorcizan el miedo con el arte de la calle.  No está exenta de tensiones esta película, pero deja de lado el cliché de la narcocultura y los sicarios, de las prepago y los traquetos, para mostrar esa otra ciudad de muchachos que ya no se comen el cuento de que Medellín sea “el mejor vividero del planeta” y trabajan y sueñan para conocer el mundo.
Hay un mérito que parece poco pero es más difícil de lo que parece. Los Nadie logra, como pocas películas colombianas, tener un elenco de “actores naturales” que realmente lucen naturales. El acertado casting, muy bien dirigido, nos entrega momentos francamente divertidos y algunos de gran poesía y dramatismo, con tanta espontaneidad que no parecen puestos en escena.
Aplaudo, pues, esta nueva película colombiana.  Medellín es nuevamente el escenario y el protagonista y la juventud tiene la palabra delante y detrás de la cámara.

Películas sobre amistad

intocables

Amigos (Untouchable)

Como complemento a mi post de El Tiempo de esta semana (que pueden ver aquí), comparto una lista ampliada de buenas películas sobre la amistad.  No incluí algunas que me recomendaron, pero no he visto, pero recibo más sugerencias para ampliar la lista (y ver películas nuevas también, por supuesto).
Sueños de fuga (Shawshank redemption– Frank Darabont, USA, 1994).
Amigos (Untouchable- Oliver Nakache y Eric Toledano, Francia, 2011).
Toy Story 3 (Lee Unkrich, USA, 2010).
3 idiotas (Rakjumar Hirani, Irán, 2009).
Arrugas (Ignacio Ferrer, España, 2011).
Full Monty (Peter Cattaneo, Gran Bretaña, 1997).
En busca del destino (Good will hunting- Gus Van Sant, USA, 1997).
Machuca (Andrés Wood, Chile, 2004).
Tomates verdes fritos (John Avnet, USA, 1991).
Cuando Harry encontró a Sally (Rob Reiner, USA, 1989).
Thelma y Louise (Ridley Scott, USA, 1989).
Cuenta conmigo (Stand by me- Rob Reiner, USA, 1986).
Adiós a los niños (Louis Malle, Francia, 1987).
El cartero de Pablo Neruda (Il postino, Michael Radford, Italia, 1994).

il-postino

El cartero de Pablo Neruda

Truman (Cesc Gay, España, 2015).
Cinema Paradiso (Giussepe Tornatore, Italia, 1988).
La sociedad de los poetas muertos (Peter Weir, USA, 1990).
De ratones y hombres (Gary Sinise, USA, 1992).
Fresa y chocolate (Tomás Gutiérrez Alea, Cuba, 1993).
Novecento (Bernardo Bertolucci, Italia, 1976).
Más que amigos (Keeping the faith, Edward Norton, USA, 2000).
Las invasiones bárbaras (Denis Arkand, Francia, 2003).
Donde está la casa de mi amigo (Abbas Kiarostami, Irán, 1987).
Superbad (Greg Mottola, USA, 2007).
The Duff (Ari Sandel, USA, 2015).
Ya estoy extrañándote (Miss you already– Catherine Hardwicke, USA, 2015).
Los colores de la montaña (Carlos Arbeláez, Colombia, 2010).
Buscando a Nemo (Andrew Stanton y Lee Unkrich, USA, 2003).
No se metan con mi vaca (Mohamed Hamidi, Francia, 2015).
Casi famosos (Cameron Crowe, USA, 2000).
Los niños invisibles (Lisandro Duque, Colombia, 2001).
Por la libre (Juan Carlos de Llaca, México, 2000).
Reality bites (Ben Stiller, USA, 1994).
¡Viven! (Frank Marshall, USA, 1993).
Atrapado sin salida (Milos Forman, USA, 1975).
50/50 (Johnatan Levine, USA, 2011).
Antes de partir (Rob Reiner, USA, 2007).
Juventud (Paolo Sorrentino, Italia, 2015).
The Goonies (Richard Donner, USA, 1985).
Volver al futuro III (Robert Zemeckis, USA, 1990).
El niño con la pijama de rayas (Mark Herman, Gran Bretaña, 2008).
La invención de Hugo Cabret (Martin Scorsese, USA, 2012).
Último viaje a Las Vegas (John Turteltaub, USA, 2014).
The world’s end (Edgar Wright, Gran Bretaña, 2013).
Big Shots (Robert Mandel, USA, 1987).
La canción de Brian (Buzz Kulik, USA, 1971).
Vaquero de media noche (John Schlesinger, USA, 1969).
Cometas en el cielo (Marc Forster, USA, 2007).
Pequeñas mentiras sin importancia (Guillaume Canet, Francia, 2010).
ET (Steven Spielberg, USA, 1982).
El mundo de Wayne (Penelope Spheeris, USA, 1992).
Solteros (Cameron Crowe, USA, 1992).
The Big Lebowsky (Ethan y Joel Coen, USA, 1998).
Shaun of the dead (Edgar Wright, Gran Bretaña, 2004).
Los 33 (Patricia Riggen, Colombia-USA-Chile, 2015).
No se metan con mi vaca (La vache, Mohamed Mahidi, Francia, 2016).

toystory.jpg

Toy Story 3

A %d blogueros les gusta esto: