Sin tetas no hay historia

El cine colombiano ha avanzado en los últimos años en la dirección que conviene para que algún día, esperemos que no sea muy lejano, llegue a considerarse una industria.   Mientras tanto tenemos un campo en el que la constante es la poca disposición a tomar riesgos y, en la línea de lo que puede ser…

Tu voto: